Martes, 29 Agosto 2017 00:00 Publicado en Blog

Si deseas emprender una actividad profesional como autónomo o estás pensando en formar una sociedad pero tienes devengada prestación por desempleo, puedes optar a capitalizar el paro.

Existen dos tipos de capitalización:

  1. Como trabajador autónomo: Puedes solicitar la cantidad que justifiques como inversión para tu actividad por cuenta propia, incluyendo cargas tributarias y los gastos de puesta en funcionamiento, con el límite del 100% de la prestación pendiente de percibir.

Si no vas a obtener toda tu prestación en un solo pago, puedes solicitar simultáneamente el abono mensual del importe restante para el pago de tu cuota de Seguridad Social.

Puedes solicitar exclusivamente el abono mensual de toda la prestación pendiente de percibir para subvencionar tu cotización a la Seguridad Social.

  1. Socio de una mercantil: Si vas a realizar una actividad profesional como socio de una sociedad mercantil que sea de nueva creación o constituida en el plazo máximo de los doce meses anteriores, dado de alta en la Seguridad Social como trabajador por cuenta propia, puedes obtener hasta el 100 % del importe de la prestación pendiente de percibir para realizar una aportación al capital social de dicha sociedad, así como para hacer frente a los gastos de constitución y puesta en funcionamiento de la misma.

Si no vas a obtener toda tu prestación en un solo pago de esta forma, puedes solicitar simultáneamente el abono mensual del importe tu cotización a la Seguridad Social. También puedes solicitar todo el importe para el pago de la cuota de autónomos de seguridad social.

Los requisitos para que puedas acceder a esta ayuda son:

-          - Ser beneficiario de una prestación contributiva de desempleo y tener pendiente de recibir al menos 3 mensualidades.

-          - No haber capitalizado otra prestación en los últimos 4 años.

-          - Debes iniciar la actividad como máximo un mes de después de tener la resolución positiva que apruebe la capitalización. Aunque puedes comenzar tu actividad desde el día siguiente a la         solicitud.

-          - Presentar ante la entidad pagadora la documentación acreditativa del inicio de la actividad, y en su caso, las facturas que justifiquen el importe solicitado o la inversión en el capital social de la empresa.

Desde este enlace (aquí) puedes acceder a la documentación que debes presentar en tu oficina de empleo.

AOL Consultores Legales, estamos acreditamos como Punto de Asesoramiento al Emprendedor y por ello, a través del sistema CIRCE podemos crear tu empresa GRATIS o tramitar toda la documentación para tu alta como AUTÓNOMO también de forma gratuita. Contacta con nosotros si necesitas ayuda (pinchando aquí).

Martes, 20 Septiembre 2016 00:00 Publicado en Blog

La Comunidad de Madrid ha pubicado el calendario con las fiestas laboral para el próximo año 2017.

La novedad es que el día del padre, 19 de marzo, se pasará al lunes 20 de marzo. En 2017 la Comunidad tendrá 12 días festivos.

A la espera de que se publiquen los festivos definitivos del municipio de Madrid, que habitualmente son el 15 de mayo (San Isidro) y el 09 de noviembre (Festividad de la Almudena), os dejamos el calendario laboral 2017.

Para DESCARGAR pinchar AQUÍ.

 

Jueves, 28 Julio 2016 00:00 Publicado en Blog

A lo largo de la semana se vienen escuchando diversas noticias, un tanto confusas, respecto de los empleados de hogar y su particular situación en el ámbito del Derecho Laboral. Nuestra amplia experiencia en lo referente a empleados de hogar, no en vano gestionamos las contrataciones de estos para el Agencia Madrileña de Tutela de Adultos de la Comunidad de Madrid, nos permite intentar aclararla.

 

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social facilita una guía con la información básica al respecto, la cual podemos resumir:

 

-          - Nos encontramos ante relaciones laborales, por tanto, no cabe que el empleado de hogar sea un trabajador autónomo.

-         -  El contrato superior a cuatro semanas ha de ser escrito y tiene que contener toda la información propia del puesto de trabajo (jornada, vacaciones, retribución, etc).

-         -  Se garantiza, como mínimo, el pago en metálico del Salario Mínimo Interprofesional en cómputo anual, por debajo de cuya cuantía no será posible realizar descuento alguno por salario en especie por manutención o alojamiento.

-          - Los trabajadores que trabajan por horas, en régimen externo, perciben una retribución global por las horas efectivamente trabajadas, que incluye la totalidad de los conceptos retributivos.

-         -  El empleador tiene derecho a extinguir la relación laboral, pero el trabajador tiene derecho a una indemnización de 12 días por año trabajados.

-          - Desde del 1 de abril de 2013, los trabajadores que presten sus servicios durante menos de 60 horas mensuales por empleador podrán formular directamente su afiliación, altas, bajas y variaciones de datos.

--    - ¿Cuánto hay que cotizar? En el año 2016, las bases de cotización por contingencias comunes y profesionales se determinarán con arreglo a la siguiente escala, en función de la retribución percibida:

Empleados de Hogar

 

Las sanciones por no regularizar la situación laboral de los empleados de hogar pueden llegar a los 6.000 €, por lo que os recomendamos que si no podéis realizar estos trámites vosotros mismos, confiéis en profesionales como nosotros para realizar las gestiones necesarias en vuestro nombre.

 

 

 

Jueves, 21 Julio 2016 00:00 Publicado en Blog

“Corren malos tiempos para los Derechos Laborales”, eso es lo que pensé hace unos días cuando leí un artículo lamarea.com en el cual se señalaba que una conocida cadena de supermercados incluía una cláusula que tenía por claro objetivo el amedrentar a los trabajadores a fin de que estos no reclamasen en el momento oportuno su indemnización por despido o cualquier otra que reclamase derechos.

 

La cláusula en cuestión venía a señalar que:

El incumplimiento de alguno de los términos del presente acuerdo por alguna de las partes, conllevará el abono en concepto de daños y perjuicios que se ocasiones o pudieran ocasionar por la cantidad de 3.000 €. Así pues, si la trabajadora, interpone algún tipo de acción judicial o extrajudicial en contra de la empresa o bien hace manifestaciones contrarias a la reputación de la empresa, bien por si misma o a través de terceros, tendrá que abonar la correspondiente indemnización por daños y perjuicios así como los gastos y perjuicios que se pudieran ocasionar a la empresa”.

 

Si esta noticia fuera cierta, y dicha cadena de supermercados estuviera incluyendo semejante cláusula estaríamos ante un gravísimo quebranto de los más elementales Derechos Laborales.

 

Esta penalización viene a responder, de acuerdo con el contrato de trabajo en una supuesta “Cláusula de especial confidencialidad”, que obviamente, es nula de pleno derecho.

 

Y es que el Estatuto de los Trabajadores establece en su artículo 3.5 que “Los trabajadores no podrán disponer válidamente, antes o después de su adquisición, de los derechos que tengan reconocidos por disposiciones legales de derecho necesario. Tampoco podrán disponer válidamente de los derechos reconocidos como indisponibles por convenio colectivo”.

 

¿Por qué nuestro ordenamiento jurídico limita en el ámbito laboral de esta forma la libertad de contratación que sí es permitida en el ámbito civil? La respuesta es sencilla, si bien en el ámbito civil se parte de la premisa –no siempre cierta- de una igualdad de partes, en las relaciones laborales, la realidad es que el trabajador es el eslabón más débil de la cadena, de ahí que el legislador, con el objeto de evitar –no siempre se consigue- abusos, prohíbe al trabajador disponer de sus derechos, y entre ellos, el Estatuto de los Trabajadores reconoce el de el “ejercicio individual de las acciones derivadas de su contrato de trabajo”.

 

La realidad es que si algún trabajador acudiera al Juzgado en reclamación de sus Derechos Laborales la empresa no podría, seguramente ni siquiera lo intentaría, reclamarle los 3.000 euros que se consignan en el contrato, pero la realidad es que con ello, lo que si consiguen, y seguro que en un gran número de ocasiones, es desalentar al trabajador ante el mero riesgo de la reclamación de la empresa.

 

Por ese motivo es fundamental el asesoramiento de un abogado o graduado social que pueda poner en valor nuestros Derechos Laborales, por eso, si tienes cualquier duda, consúltanos sin compromiso.