Jueves, 04 Mayo 2017 00:00 Publicado en Blog

La crisis económica ha dado lugar a una nueva realidad social, y es el fenómeno de la usurpación de viviendas vacías por familias en estado de necesidad.

 

Esta situación, como es por otro lado natural, preocupa sobremanera al sector inmobiliario, pues puede producirse la situación que, debido a la ralentización del mercado en las ventas, las viviendas construidas puedan permanecer un tiempo vacías, con el consiguiente riesgo.

 

Ante una situación de usurpación de una vivienda, si bien el Derecho Penal ha de ser considerado como la última vía debido a su propia configuración, la realidad es que a la hora de la verdad es la jurisdicción más ágil, si es que hay alguna que sea merecedora de tal adjetivo.

 

Establece el Artículo 245.2 del Código Penal que:

"El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses".

Si observamos el tipo penal, observamos que sus elementos son claros:

? Requiere la ocupación sin autorización debida”.

? Requiere en su defecto que los denunciados “Se mantengan en la vivienda contra la voluntad de su titular”: Esto a su vez requiere que el titular de la vivienda manifieste de forma fehaciente e inequívoca su deseo de que los ocupantes abandonen la vivienda.

 

Esto nos lleva a que el propietario de la vivienda, antes del inicio de la acción penal, ha de notificar de forma fehaciente al ocupante su deseo firme y sin ambages de que abandone la vivienda, no debiendo existir entre ambos ningún vínculo contractual.

 

Al igual que en todo conflicto, la estrategia a adoptar es fundamental, de ahí que la labor preventiva del asesor jurídico sea determinante para el buen fin del mismo, por tanto, o dudes en consultarnos y en asesorarte debidamente.

Miércoles, 26 Abril 2017 00:00 Publicado en Blog

Una de las principales preocupaciones tanto de empresas como emprendedores es la falta de pago de sus clientes, lo que conlleva en ocasiones, tensiones de tesorería muy difíciles de soportar, y que pueden llevar a que la empresa adopte medidas que no desea y que, en ocasiones, incluso pueden afectar a los trabajadores y, por tanto, a los medios de producción.

 

Para evitar estas tensiones, existen distintas fórmulas, y para el caso en que el impago se produzca, el empresario ha de conocer sus Derechos y los caminos que se le abren.

 

En primer lugar, para evitar estas tensiones de tesorería, se puede valorar el que la empresa se acoja al denominado "Criterio de Caja", a través de este criterio, la empresa podrá no adelantar un IVA que no ha recaudado, lo que sin duda, es una de las cuestiones que más preocupan a las pequeñas y medianas empresas.

 

Un adecuado control y gestión de las facturas emitidas, de sus vencimientos y de las devoluciones de recibos, es un aspecto clave para toda empresa. En ocasiones, las pequeñas empresas tienen dificultades para llevar esta gestión, por ello, os recomendamos que consultéis a vuestros Asesores Fiscales por si ofrecen este servicio de gestión de cartera.

 

Si ha llegado el vencimiento de la factura y esta no se ha hecho efectiva, nuestra recomendación es que no se tarde en reclamar, bien sea mediante medios "amistosos" como un correo electrónico, bien, mediante medios más formales como puede ser un burofax, ya que la mayor parte de las reclamaciones extrajudiciales tienen una buena solución.

 

Si los anteriores pasos no han dado resultado, el siguiente paso a adoptar es la acción judicial. En este caso, el proceso más habitual es el proceso monitorio, en el cual, dependiendo de la cuantía, ni siquiera requerirá de procurador, lo que ahorrará costes a la empresa.

Para evitar estas situaciones de impago, en la medida de lo posible, el asesoramiento fiscal y jurídico es fundamental, y puede suponer una gran ventaja competitiva. No dudes en consultarnos si crees que te podemos ayudar.

 

Viernes, 10 Febrero 2017 00:00 Publicado en Blog

Sin bien la mayoría de nosotros conoce, al menos a grandes rasgos, que significa contraer matrimonio en régimen de gananciales o en régimen de separación d bienes; no siempre está tan claro con respecto de algunos bienes, si los mismos son privativos o comunes; lo que además no nos preguntaremos, seguramente, hasta que se produzca la disolución del matrimonio y con ello probablemente comiencen los problemas. Así, es necesario saber en primer qué, y entre otros, son bienes gananciales y por tanto de ambos cónyuges:

- Los obtenidos por el trabajo de cualquiera de los cónyuges a partir del matrimonio, como son las nóminas en caso de trabajo por cuenta ajena.

- Los frutos, rentas o intereses a partir del matrimonio, tanto si derivan de bienes gananciales como de bienes privativos. Así por ejemplo: el alquiler que pague el inquilino de un piso tuyo privativo una vez celebrado el matrimonio, pasará a ser un bien ganancial.

Todo lo que se obtenga a título oneroso con bienes comunes y con independencia del destino del mismo. Así, si durante el matrimonio se compra con dinero común un vehículo para uno de los cónyuges y que solo va a ser utilizado por él; dicho vehículo tendrá carácter ganancial. Sin embargo, si bien lo anterior puede resultar más o menos claro para la mayoría, en otros supuestos la calificación como bien común o privativo igual no es tan intuitivo.

Así por ejemplo, será habitual que nos preguntemos: ¿Qué ocurre si ya casados, uno de los cónyuges hereda determinados bienes de su padre o de su madre? ¿ó si ya casados, el padre o madre de uno de los cónyuges decide hacerle a este una donación?.

En ambos casos, el bien obtenido a título gratuito (heredado o donado) será un bien privativo del cónyuge que lo ha recibido.

Y si durante el matrimonio me despiden, ¿qué ocurre con la indemnización que reciba uno de los cónyuges? La indemnización por despido que corresponda con años trabajados vigente el matrimonio, será ganancial.

Sin embargo, si la indemnización que recibe uno de los cónyuges deriva del resarcimiento de un daño sufrido por él, será privativo. Así por ejemplo, una indemnización por unas lesiones sufridas en un accidente. Por tanto; muchos son los supuestos en los que, una vez nos lo planteemos – probablemente y como decía al inicio, ante una situación de crisis- tengamos dudas sobre si ese bien es común o por el contrario privativo de uno de los cónyuges; siendo de vital importancia conocer todos estos extremos y poder decidir, antes de contraer matrimonio y en disposición de toda la información, en que régimen es en el que queremos casarnos.

Si quieres que estudiemos tu caso particular, puedes contactar con nosotros en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en 91 345 76 04, somo asesores legales en Madrid.

Jueves, 22 Septiembre 2016 00:00 Publicado en Blog

          Hasta hace unos años constituir una empresa era una tarea difícil, además de su complejidad, por la laboriosidad y la inversión considerable de tiempo que requería. Los trámites en los diferentes organismos públicos, las largas esperas y la recopilación de documentos, desanimaban a cualquiera.

Bajo este escenario, surgió PAE (Punto de Atención al Emprendedor) y la plataforma CiRCE para la creación telemática de empresas, de la que AOL Consultores Legales es usuario y por la que se pueden crear los siguientes tipos de empresa en 3 días hábiles:

  • SLNE (Sociedad Limitada Nueva Empresa)
  • SLFS (Sociedad Limitada de Formación Sucesiva)
  • Comunidad de Bienes
  • Alta en el Régimen Especial de Autónomos

Además de rapidez, la Plataforma CiRCE tiene otras ventajas como proporcionarnos en el mismo acto del registro, la cita automática con el Notario, que tramitará las escrituras por un precio ya estipulado, inferior al precio de mercado.

Desde AOL Consultores Legales podemos daros apoyo y ayudaros a elegir la forma jurídica que mejor os convenga según la actividad de la empresa, seleccionar el IAE adecuado, informaros de las diferentes bonificaciones tanto para autónomos como para trabajadores e incluso elaborar del Plan de Empresa.

Una vez seleccionada la forma jurídica, deberemos tener los siguientes datos y disponer de la siguiente documentación que habrá que presentar ante el notario:

Datos personales de los socios y trabajadores:

Socios: Nombre, apellidos, DNI, Tarjeta de la Seguridad Social, dirección fiscal, teléfono móvil, correo electrónico para notificaciones, estado civil, DNI o NIE del cónyuge y régimen del matrimonio.

Trabajadores: Fotocopia del DNI y de la Tarjeta de la Seguridad Social, u otro documento que acredite el número de afiliación a la Seguridad social.

Otros Requisitos

  • Certificación negativa de la denominación social, es decir, un certificado que acredite que no existe ninguna otra sociedad con el mismo nombre de la que se pretende constituir.
  • Epígrafe AE (Actividades Económicas). Si no disponéis de ello os lo facilitaríamos en el despacho
  • Datos del domicilio de la empresa y de la actividad empresarial.
  • Porcentajes de participación en el capital social y, en su caso, indicación de la condición de administradores.
  • Nº de cuenta de la empresa, donde se domiciliará el pago del Registro Mercantil y de la Notaría

Casos particulares

Extranjeros sin DNI: NIE Comunitario o NIE y permiso de residencia y trabajo por cuenta propia.

Socios jurídicos: Deberán presentar la Escritura de la Sociedad, el Acta de Reunión en la que se llegó al acuerdo de que formaría parte de la nueva Sociedad que se va a constituir y los datos del Representante del Socio Jurídico.

Para contratación de trabajadores: contrato o acuerdo de contratación o autorización para cursar el alta en la Seguridad Social.

Documentos originales a presentar en la Notaría

DNI original de todos los socios

Original del ingreso del Capital Social en la cuenta de la empresa

Certificación Negativa de la Denominación Social

Esperamos que este artículo os haya sido de utilidad y os animamos a solicitar una cita con nuestros expertos, para que os aclaren las dudas que no hayamos podido solucionar.