BLOG

Viernes, 24 Junio 2016 00:00 Publicado en Blog

Hoy sin duda es un día triste para los europeístas. Soy de los que piensan que la Unión Europea no es el problema sino la solución y ello pese a los muchos errores que ha cometido y que hoy mismo tiene que empezar a solucionar.

 

Solo una Unión más democrática, más cercana a sus ciudadanos y sus problemas e incertidumbres puede solucionar esta situación que se prevé a corto y medio plazo, como muy negativa para el entorno europeo.

 

Pero por otro lado, la democracia consiste en esto, en la libertad de elegir y de asumir las consecuencias sean las que sean.

 

Por ello, el Artículo 50 del Tratado de la Unión Europea de 7 de febrero de 1992 firmado en Maastricht recogía esta posibilidad que hoy se ha materializado en las urnas y que el Gobierno del Reino Unido tendrá que formalizar jurídicamente.

 

¿Cuáles son los pasos? ¿Qué va a ocurrir?

 

La realidad es que la salida de la Unión no será ni rápida ni sencilla. El primer paso será que Reino Unido tendrá que notificar al Consejo Europeo su voluntad de salir y ahora comenzará una negociación con las condiciones, lo que deja muchas incógnitas, ya que puede que el Reino Unido no acepte tales condiciones.

 

Dicho acuerdo requiere para su aprobación una mayoría cualificada y una aprobación previa del Parlamento Europeo, lo que nos lleva a pensar en que el proceso será sin duda largo y complejo.

 

Mientras tanto, los Tratados seguirán siendo de aplicación, pues hasta que no se llegue a ese pacto de salida –si se llega- los Tratados tendrán plena eficacia y solo dejarán de aplicarse a partir de la firma del acuerdo.

 

Nos esperan meses y años de una gran incertidumbre, esperemos que, pese a esto, la Unión Europea salga reforzada.

 

 

Martes, 17 Noviembre 2015 00:00 Publicado en Blog

La terrible masacre sufrida en París el pasado viernes nos deja cada día nuevas y preocupantes noticias, que afectan a toda la ciudadanía.

 

Ayer el Presidente de La República Francesa invocó ante la Unión Europea la aplicación del artículo 42.7 del Tratado de la Unión Europea, pero ¿qué dice este tratado? ¿en qué medida nos afecta?

 

Este artículo señala que:

Si un Estado miembro es objeto de una agresión armada en su territorio, los demás Estados miembros le deberán ayuda y asistencia con todos los medios a su alcance, de conformidad con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. Ello se entiende sin perjuicio del carácter específico de la política de seguridad y defensa de determinados Estados miembros.

Los compromisos y la cooperación en este ámbito seguirán ajustándose a los compromisos adquiridos en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que seguirá siendo, para los Estados miembros que forman parte de la misma, el fundamento de su defensa colectiva y el organismo de ejecución de ésta”.

 

Esto viene a significar que Francia solicita –y puede exigir- que los restantes miembros de la Unión le apoyen en su acción militar futura frente al Estado Islámico, extremo ineludible por los Estados miembros en base a los acuerdos adoptados.

 

Ahora bien, la cuestión que se ha de resolver es ¿es el Estado Islámico u Estado como tal? ¿Lo ocurrido el pasado viernes es una “agresión armada” en territorio francés o es un acto terrorista?

 

En las próximas semanas veremos los acuerdos y las posiciones que alcanzan los distintos Estados, pero lo que parece claro es que la interpretación de los Tratados puede dar lugar a una situación por nadie deseada.

 

Lunes, 16 Noviembre 2015 00:00 Publicado en Blog

Aún estamos gravemente consternados por los terribles actos terroristas ocurridos en Paris la pasada noche del 13 de noviembre y que terminaron con la vida de 129 personas entre las cuales se encontraban dos españoles, y me vais a permitir que realice una pequeña reflexión jurídica en lo que a la Justicia Universal se refiere.

 

La Ley Orgánica 1/2014 de 13 de marzo modificó la Ley Orgánica del Poder Judicial respecto de un aspecto muy importante que situaba a España a vanguardia del Derecho Internacional, la denominada Justicia Universal, extremo que afecta sobremanera a nuestro Estado en unos días tan tristes como estos.

 

Y es que si bien hasta hace escasos meses ante unos crímenes como los sufridos en los cuales, como sabemos, han muerto ciudadanos españoles el Estado Español era competente para perseguir y enjuiciar a los autores de dichos crímenes, tras la reforma, aun en el caso de que dichos criminales traspasaran nuestras fronteras no podríamos hacerlo.

 

Esta reforma de nuestro ordenamiento jurídico ha supuesto graves consecuencias para ciudadanos españoles que solo han visto con ella la pérdida de derechos, véase los casos de la familia de José Couso, los afectados por el asalto a la embajada española en Guatemala en 1980, víctimas españolas del Holocausto, asesinato del diplomático español Carmelo Soria el 14 de julio de 1976 durante el régimen del dictador Augusto Pinochet.

 

En mi opinión, es difícilmente admisible que nuestra Justicia se vea impotente ante estos hechos, ya que al ser hechos que horrorizan al ser humano independientemente de su nacionalidad, deberían de ser perseguibles por cualquier Estado que garantice los Derechos Fundamentales.

 

Martes, 22 Septiembre 2015 00:00 Publicado en Blog

La Unión Europea atraviesa un momento crucial en su, relativa, corta vida. El terrible éxodo al cual se están viendo obligados millones de personas derivado de la guerra civil en Siria supone un reto que la Unión ha de afrontar y que los ciudadanos hemos de apoyar, en la medida de nuestras posibilidades, para que esa tragedia tenga, dentro de su magnitud, la menor incidencia posible en lo que a Derechos Humanos se refiere.

Desde este Despacho colaboramos con distintos organismos humanitarios que dan apoyo a esta situación como son ACNUR, Amnistía Internacional o UNICEF pero desde nuestra capacitación hemos querido aportar nuestro pequeño granito de arena formando parte de del registro de abogados voluntarios para dar asesoría jurídica a quienes buscan refugio del Consejo General de la Abogacía Española, así como del Ayuntamiento de Madrid.

Desde aquí os invitamos a colaborar y cooperar con estas –u otras- organizaciones, a fin de salvaguardar los Derechos Humanos y de aquellos que lo necesitan.