BLOG

Martes, 22 Septiembre 2015 00:00 Publicado en Blog

Esta es una pregunta que nos han hecho innumerables veces desde que en 2012 entrase en vigor la “Reforma Laboral”, y es que una de las novedades que incluía es la posibilidad de que la empresa modifique de forma sustancial las condiciones de trabajo de sus empleados.

Una de estas modificaciones más utilizadas es la que hace referencia a un recorte en el salario, pues dicha medida, en muchas ocasiones puede evitar otras más drásticas como pueden ser los despidos de una parte de la plantilla.

En este “post” vamos a hacer referencia en exclusiva a una modificación de carácter colectivo que es la única, en mi opinión, que puede evitar, como señalaba, otras medidas más gravosas como el despido de una parte de la plantilla.

Si bien la ley establece la posibilidad de que se adopte dicha sin acuerdo de los trabajadores, sí que requiere una fase de negociación previa, la cual es importante, tanto en el fondo –ya que puede acercar posturas- como en las formas –ya que puede invalidar el proceso.

Tras este periodo negociador, el cual no debe durar más de quince días, el empresario habrá de notificar su decisión final a los trabajadores, los cuales, en un periodo de siete días estarán obligados a realizar sus funciones en las nuevas condiciones impuestas, sin perjuicio de los derechos y acciones que quieran ejercitar.

 

Asesoría Laboral

Si estas en un proceso similar y tienes dudas, nuestra Asesoría Legal y nuestra Asesoría Laboral estarán encantados de ayudarte y orientarte.

 

Jueves, 17 Septiembre 2015 00:00 Publicado en Blog

En AOL hemos recibido varias consultas de personas que trabajan por cuenta ajena y quieren saber si para dar un curso o una conferencia tienen que darse de alta como autónomos.

La Ley del IRPF dice en su artículo 17.2 c) que se considerarán rendimientos del trabajo, aquellos derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares.

Por norma general, todas aquellas colaboraciones que se realizan de forma esporádica, tienen consideración de rendimientos del trabajo y no es necesario darse de alta ni en Hacienda ni en la Seguridad Social. En este caso, la persona que imparte los cursos o las conferencias, debe emitir una factura o un recibo, en el que deben figurar sus datos fiscales, SIN IVA pero aplicando la retención de IRPF que corresponda (el tipo aplicado actualmente es de un 15%).

Los datos de las facturas emitidas, se incorporarán en la Declaración de la Renta.

Sin embargo la misma Ley de IRPF en su artículo 17.3 también dice que los trabajos a los que nos referimos, que supongan la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, se calificarán como rendimientos de actividades económicas.

Este segundo caso se refiere a las personas que ejercen estos trabajos como actividad empresarial o de forma accesoria en materias relacionadas directamente con su actividad empresarial.

En este caso sí es necesario hacerse autónomo y darse de alta tanto en Hacienda como en Seguridad Social.

Las facturas se emitirán con la retención de IRPF que corresponda y en cuanto al IVA, dependerá da la materia impartida. En todo caso, están exentos de IVA todos los servicios de enseñanza de las materias incluidas en los planes de estudios aprobados por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte.

Si tenéis alguna duda al respecto, sabéis que podéis realizar vuestra consulta a través de nuestra web www.aolconsultores.es, Asesoría Laboral, fiscal y jurídica.

Martes, 08 Septiembre 2015 00:00 Publicado en Blog

Esta semana como ya decíamos en el post anterior, hay una parte de los trabajadores que tiene el problema con los más pequeños y el trabajo, como organizar la gestión del tiempo para la vuelta al cole.

Los pequeños que este año comienzan el cole, tiene que enfrentarse al periodo de adaptación, en realidad no solo ellos, también los padres. En algunos coles el periodo de adaptación es que solo clase algunas horas al día, en otros, algunas días a la semana, y esto nos lleva a recapacitar ¿Están las empresas preparadas para que sus empleados puedan afrontar ésta situación?

El primer planteamiento que yo me haría frente a esto, es un tema motivacional, hay multitud de estudios que destacan que un empleado motivado y mucho más productivo, sería una idea excelente facilitar con medidas de conciliación éste trance a los trabajadores con hijos en edad escolar, dicho sea de paso, pueden ser medidas que a la empresa no le suponen ningún coste, como por ejemplo establecer jornadas flexibles durante estas dos primeras semanas de cole y/o el teletrabajo.

Como segundo planteamiento, la ley ampara algunas medidas de conciliación, tales como:

  1. Reducción de Jornada: Artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, que refiere que tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo diaria (significa que has de reducir todos los días de trabajo la misma proporción de jornada, es decir, no se puede acumular en periodos como ocurría antes de la reforma, salvo pacto), con la disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquélla.

           La concreción horario corresponde al trabajador, pero ojo, siempre dentro de su jornada habitual y debe mediar, salvo fuerza mayor, un preaviso de 15 días.

          También se debe indicar tanto como fecha de comienzo como de fin.

  1. Excedencia por cuidado de un hijo menor: se puede solicitar por una duración  máxima es de 3 años, a contar desde la fecha del nacimiento del hijo.

Durante el primer año de excedencia el trabajador tiene derecho a la reserva de su puesto de trabajo, la reserva de su puesto de trabajo se extiende hasta un máximo de 15 meses cuando se trate de una familia numerosa de categoría general, o de 18 meses si tiene la categoría especial.

Después del primer año, durante el resto del tiempo de excedencia, tiene derecho a la reserva de un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

Los 3 primeros años de excedencia, desde el 1-1-2013 -antes los 2 primeros- se consideran de cotización efectiva, como una prestación familiar contributiva.

Durante todo el período en excedencia:

  1. Se computa a efectos de antigüedad, lo que tiene efectos sobre el cálculo de la indemnización por despido.
  2. El despido durante el disfrute de esta excedencia o cuando la hayan solicitado es considerado nulo.
  3. El trabajador tiene derecho a la asistencia a cursos de formación profesional a los que tiene que ser convocado.
  4. La empresa debe cursar la baja  del trabajador en la Seguridad Social y no  existe obligación de cotizar.
  5. Se considera, el tiempo que exceda del período considerado como de cotización efectiva, como situación asimilada al alta a efectos de las prestaciones de Seguridad Social, salvo incapacidad temporal y maternidad y, hay que entender, paternidad.
  6. Respecto al desempleo, se considera como situación asimilada al alta para obtener las prestaciones de desempleo.
  1. Salario Flexible: Las empresas pueden optar abonar parte del salario en especie, por ejemplo con “cheques guardería”, medida que también ayuda a las familias al obtener precios más competitivos.
  1. Jornada Flexible: facilitar por ésta vida la “vuelta al cole” puede ser de gran ayuda, el llamado “salario emocional”, además de permitir la conciliación también crea sentimiento de pertenencia a la compañía y ayuda a la motivación de la plantilla. Se pueden establecer o bien por periodos, por ejemplo las primeras semanas de septiembre y las últimas de junio o bien por ejemplo con una bolsa de horas, que empleado se vaya organizando.
  1. Teletrabajo: Desde mi punto de vista, explotamos poco esta opción, hoy en día todos tenemos tecnología en casa y en los bolsillos incluso para aprovecharlo. Si un empleado tiene tiempo de desplazamiento al trabajo por ejemplo (que en las grandes ciudades nos pasa mucho), puede optimizar sus horas de trabajo usando esta modalidad.

Estos son solo algunas ideas y reflexiones, porque creo que las empresas deben adaptarse para ser más productivas y la principal herramienta que tenemos es nuestra plantilla.

 

¿Se te ocurren más medidas, como lo gestionan en tu empresa? Como Asesoria laboral nos interesa mucho este tema.

Jueves, 18 Junio 2015 00:00 Publicado en Blog

En el ejercicio de nuestro ejercicio diario como asesoría jurídica nos encontramos con múltiples incidencias que afectan a nuestros clientes, y en especial a la empresas.

Es trístemente habitual que empresas y particulares acudan a un despacho jurídico una vez les ha surgido el problema o el posible problema, buscando la forma bien de solucionarlo, bien de minimizar los daños. Evidentemente, esa labor es parte de nuestro día a día, pero a nuestros clientes siempre les recomendamos y asesoramos a fin de ir un paso por delante, pues solo con la debida previsión se pueden evitar los problemas.

Una frase que digo muy habitualmente es que no podemos evitar que otro nos denuncie o demande, pero sí podemos evitar que un juez le de la razón. ¿El secreto? Conociendo las necesidades, particularidades y obligaciones del cliente y adelantándose a ellas.

Ahora reflexiona y hazte estas preguntas:

   ¿He hecho previsiones contables y financieras?

   ¿Se cómo van a ser mis impuestos el próximo trimestre?

   ¿Conozco los costes laborales de mis empleados?

   ¿Conozco los tipos de contratos laborales y las subvenciones/ ayudas?

   ¿Firmo los contratos adecuados con mis clientes?

   ¿Conozco los riesgos penales en que puede incurrir mi empresa?

 

Si la respuesta es un "sí" a todo, enhorabuena, si existe algún "no" consúltanos, estaremos encantados de ayudarte y asesorarte.