BLOG

La responsabilidad penal del maltrato animal

Escrito por  Martes, 28 Abril 2015 00:00

Finalmente – y afortunadamente – el Legislador ha convenido en sancionar penalmente los comportamientos que atenten contra la integridad de los animales tanto física como psicológica, dicha inclusión podríamos calificarla como “moderna”, en la última década se vienen arrastrando modificaciones e iniciativas legislativas en este sentido.

Como toda regulación, tiene unos importantes matices y algunas definiciones, escasamente “definidas”, de las que, a continuación, daremos cuenta.

Empecemos por estudiar la regulación de este comportamiento en el Código Penal.

"Articulo 337.- El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales".

Se advierte un matiz trascendental, el citado artículo contiene una distinción o diferencia- sustantiva, por cuanto permite o excluye la aplicación del mismo- “Animal domestico o amansado” y “animal salvaje” (se entiende como antónimo de lo anterior).

Quizás, la mejor definición de animal domestico, la encontramos en la Ley 1/1990 sobre protección de Animales domésticos, toda vez que el Código Penal no acierta a definir con claridad el termino. Artículo 8 Se entiende por animal de compañía todo aquel mantenido por el hombre, principalmente en su hogar, por placer y compañía, sin que exista actividad lucrativa alguna.

Mas compleja es la definición de animal “amansado”, que en términos generales se ha definido como un animal no domestico, que, mediante el esfuerzo del hombre, ha cambiado su condición salvaje.(Def. R.A.E).

La prevista modificación del Código Penal, viene a aclarar esta disyuntiva, proponiendo una modificación, en cuanto a las definiciones;

a) Un animal doméstico o amansado,

b) Un animal de los que habitualmente están domesticados,

c) Un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o

d) Cualquier animal que no viva en estado salvaje.

 

Parece pues, que se ha ampliado la concepción y grupo de animales a los que sería de aplicación el reproche penal aludido, en buena parte por la aplicación de la definición que había venido haciendo la Jurisprudencia (AP de Teruel S 19/11/2008 –Considera Oveja, como animal domestico-).

Surge, entonces, la siguiente cuestión; tenemos evidenciado que no se puede maltratar a un animal domestico, ¿quiere decirse, entonces, que si puede maltratarse a un animal salvaje? La respuesta no es compleja y se responde con un contundente NO, añadiendo la necesaria salvedad, que no será de aplicación el artículo citado, sino los precedentes en cuanto a la flora y fauna salvaje (Artículos 332 a 336 del Código Penal).

No obstante y aunque no está expresamente recogido – ni excluido- no se ha considerado, que dicho artículo deba de extenderse a las corridas de toros y fiesta análogas, de tal forma que no se ha considerado de aplicación este reproche a las “fiestas de tauromaquia”.

Existe entonces una segunda división capital, comenzamos por diferenciar entre domestico y salvaje y finalizamos para entender que un toro no es “animal domestico” impidiendo por ello, tan siquiera, cuestionar la aplicación del artículo 337 ni los precedentes a dicha práctica, redirecciónandonos necesariamente a la Ley 18/2013, de 12 de noviembre, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural y la normativa administrativa que será de aplicación.

En un fugaz análisis jurídico - practico del maltrato animal, se ha de entender como bien jurídico protegido  El maltrato animal vulnera un interés básico que consiste en el respeto a las obligaciones biológicas —bioéticas— que tiene el hombre con los animales y ello incluye el respeto medio-ambiental del que derivan las obligaciones aludidas”.(Marc GARCIA SOLÉ - Doctor en Derecho Penal, Universidad de Barcelona.)

Sin entrar a debatir si los animales son portadores de derechos, es evidente que existe un deber de cuidado respecto de ellos, por su “indudable capacidad de sufrimiento físico y psíquico” (AP. Barcelona. S 24/10/2007)

Por otro lado, la conducta típica, es más compleja, por la interpretación que se puede llegar a hacer del concepto maltrato. Parece sencillo, entender que “es maltrato” propinar una patada a un animal, pero más complejo es determinar si se considera maltrato a determinadas condiciones de cuidado (cuadras o perreras sucias, nutrición inadecuada, determinados castigos, etc). En este punto es muy variopinta la concepción de la conducta y mucha la interpretación que las Audiencias han hecho de ella, cabe destacar que se incluye como conducta típica la omisión, como pudiera ser dejar morir a un anima de hambre y sed (AP. Madrid. S 30/03/2006), y tendrá, para su apreciación, mucha relevancia el resultado, principalmente porque un mismo hecho puede reputarse delito o falta.

En cuanto a las penas a imponer, conviene responder que la práctica habitual de la misma, y aun incluyendo penas privativas de libertad como respuesta a estas conductas, la realidad es que los castigados no cumplen condena en prisión, cuestión que se ha puesto de manifiesto por numerosos grupos de defensa de los Derechos de animales, que exigen una conducta penal mas contundente, con la intención de evitar estos sucesos, aumentando las penas de prisión a imponer, Recordamos que hoy, el que cause la muerte a un animal puede enfrentarse a penas de hasta 12 meses de prisión, ampliándose a 18 meses, con la nueva redacción del artículo, prevista para Julio de 2015.

En cuanto a las Faltas, actualmente existe una concepción de las mismas, en cuanto a maltrato (sin llegar a lo dispuesto en el artículo 337), y al abandono de animales, todas ellas penadas con una multa de carácter económico. Con la nueva modificación del Código Penal continuaran siendo reprochables estas actitudes, pero no de forma penal…sino Administrativa.

Por ültimo me permito recomendar un libro relacinado con el asunto "JUSTICIA PARA LOS ANIMALES: la ética más allá de la humanidad", del Profesor Pablo de Lora..

Visto 2106 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Abril 2015 13:39